DOS GRUPOS ARMADOS SE DISPUTAN HIDALGOTITLÁN; FUERON 200 SICARIOS

38310_veracruz

“Nadie sale vivo de aquí”.
Chespirito.

Columna Sin Nombre

Por Pablo Jair Ortega

Desde que Santana Cruz Bahena asumió el poder como alcalde por el periodo 2011-2013, las actividades de robo de combustible aumentaron. Lo anterior es un secreto a voces en Hidalgotitlán, donde se concentran las bandas de “huachicoleros” y otro tipo de delincuencia.

Según versiones extraoficiales, desde ese entonces se fortalecieron las bandas dedicadas a este ilícito, al grado de que cualquier comunero regala o vende la gasolina a precios muy ridículos: de a 10 a 12 pesos el litro, con lo que fácilmente abastecían a unidades automotoras de la zona rural.

Pero el asunto es que el “negocio” creció tanto, que actualmente hay dos grupos armados en Hidalgotitlán que se disputan el control de tráfico de combustible, contando para ello con sicarios fuertemente armados que rayan ya en el nivel de milicia, por la cantidad de personas involucradas.

Uno es perteneciente a la comunidad Cahuapan y se hacen llamar “Los Cruces”; el otro es de “Peña Blanca”, otra localidad dentro del municipio. Del primer grupo se identifica como líder a una persona llamada Cruz Cicalhua; del otro lado, se desconoce quién lo patrocina, pero se sabe que operan desde la comunidad de Almagres, perteneciente al municipio de Sayula de Alemán; también tienen alcance en la comunidad de Tenochtitlán, ubicada en Texistepec, y operan también en la región de Minatitlán y hasta en el Valle del Uxpanapa.

Se comenta que el asesinado Santana Cruz Bahena no estaba aliado a ningún grupo de los mencionados, pero que sí tenía contacto con ellos.

Recientemente se sabe que un grupo de Policías Federales entraron a la zona de Hidalgotitlán para hacer un operativo y se toparon con los de “Peña Blanca”; extrañamente no hubo enfrentamiento, ni detenciones. Por su parte, la SEDENA ha asegurado cantidades industriales de combustible robado en la región, tal como dio a conocer en abril de este año, donde tuvo un aseguramiento de más de 100 mil litros de “huachicol” precisamente en la comunidad Cahuapan, municipio de Hidalgotitlán.

Luego del certero asesinato de Santana Cruz Bahena que le vino a arruinar el discurso al gobernador Yunes Linares por el tema de la inseguridad, este martes se desató un fuerte operativo en la región, por tierra y aire, cuyas caravanas del Ejército y de la Policía Estatal tomaron rumbo a Sánchez Taboada y más arriba.

También se sabe que a Santana Cruz Bahena le avisaron con anticipación que un grupo armado lo andaba buscando para “quebrarlo”. Lo anterior tiene mucha lógica, pues hasta las bandas de “huachicoleros”, “autodefensas” y población en general tienen una vigilancia permanente en los caminos y se hablan por radio para avisar de cualquier eventualidad.

El asunto es que Santana Cruz no se intimidó ni tomó medida alguna para su seguridad. Incluso los más cercanos a él comentan que muy valientemente contestó: “Ni madres, a mí nadie me mata”, con la confianza de que estaba rodeado de mucha gente porque …
[22:17, 22/11/2017] Pablo Jair Ortega: ColumnaSinNombre
@pablojair

EJECUCIÓN DE SANTANA: PARA CULPAR A LAS AUTODEFENSAS Y QUITARSE DE ENCIMA A LA COMPETENCIA

“Tengo una bolita que me suba y me baja”
–Chopenjawer

Otra versión que corre en Hidalgotitlán respecto al asesinato del alcalde electo Santana Cruz Bahena, es que fue la propia mafia que controla el negocio del “huachicol” la que planeó y realizó la ejecución para quitarse de encima a un competidor y de paso echarle la culpa a las autodefensas de la zona.

Según fuentes policiacas, la banda que acudió a ejecutar a Santana Cruz Bahena estaría dirigida por un individuo identificado como “El Diablo” y que tiene su zona de influencia en el Ejido López Mateos, dentro del municipio de Hidalgotitlán.

Esta pandilla, dedicada al tráfico de ilegales, de armas, robo de combustible y al secuestro, también tiene presencia en zonas rurales de Texistepec, Jesús Carranza, Uxpanapa y parte de Oaxaca.

La dejadez de los gobiernos estatales y federal dejaron que estos grupos delincuenciales crecieran al grado de que se han formado varias bandas antagónicas que se disputan el control de la región; anteriormente era sólo una mafia, una especie de “cosa nostra” región 4, con la presencia de morelenses, guerrerenses y de michoacanos que compraron tierras en el sur de Veracruz, y a la que también se sumaron oaxaqueños (algunos desplazados como el caso de los indígenas chinantecos que fueron llevados al Uxpanapa), así como veracruzanos que le entraron al “negocio”.

Existen versiones de campos de entrenamiento paramilitar en esas tierras recónditas donde solamente existe una delegación de la Secretaría de Seguridad Pública en La Chinantla, cabecera del Uxpanapa, con todas las carencias posibles; así como un retén militar cerca de la frontera con el estado de Oaxaca. Recientemente, se sabe que fue detectado un fuerte cargamento de armas por la zona de Almagres, en Sayula, pero no fue decomisado ni hubo detenidos.

Este esquema de delincuencia muy bien organizada, con un terreno fértil y amigable para toda clase de tráfico ilegal, más la impunidad y protección que le han brindado gobiernos de todos los niveles, políticos y policías, ha fortalecido a las bandas de malosos al grado de que ganaderos de la región decidieron tomar las armas para combatirlos y cerrarle el paso a la delincuencia. Estas últimas son las llamadas “autodefensas”.

Entre estos grupos nuevos de delincuencia organizada que pelean una plaza bastante jugosa, hay también indicios de la participación de Santana Cruz Bahena. Pero como toda mafia vieja, con rituales muy clásicos, el asesinato de Santana apunta (al menos hasta el momento) a un crimen estrictamente por negocios.

Santana Cruz no sólo sería el nuevo presidente municipal de Hidalgotitlán, uno de los puntos clave de la presencia de la delincuencia organizada en el sur de Veracruz; como autoridad electa, tendría los contactos, la protección política y los recursos para afianzarse en el poder justo donde se disputa una lucha criminal.

En este sentido, y con los antecedentes conocidos de Cruz Bahena, trasciende que su ejecución es más en el sentido de que no llegara a convertirse en presidente municipal pero no por cuestiones políticas, sino por estrategia del crimen organizado, que a su vez comenzó a mover el rumor de que las “autodefensas” habían sido las culpables del homicidio.

Así, a base de plomo, se eliminaba a un rival y se le culpaba a otro.

BAHENA SE ENTREGÓ PARA SALVAR A SU FAMILIA; SUS QUINCE ESCOLTAS SE ESFUMARON

Que no sólo ya tenían conocimiento de que un comando merodeaba en Hidalgotitlán cazando a Santana Cruz Bahena. Gente cercana al alcalde electo ya le había advertido que gente armada estaba en el pueblo disparando al aire.

El edil estaba rodeado de al menos 15 escoltas/pistoleros que lo cuidaban y se confió en que no se atreverían a enfrentarlo. Incluso sus guardaespaldas lo dejaron en su casa mientras se dedicaron a organizar la logística de una verbena popular que se llevaría minutos más tarde en honor al también ex alcalde.

Pero el gran número de sicarios (el alcalde Omar López Castillejos confirmó que eran alrededor de 200) rebasó la temeridad de Santana Cruz Bahena, a quien lo fueron a buscar a su casa, le balearon el inmueble y éste prefirió salir de la vivienda para que no le pasara nada a su familia. De hecho, la encomienda de los asesinos era matar solamente a Santana, y así lo respetaron: no hubo ningún muerto más.

Tan organizada fue la ejecución, que se tiene conocimiento de pistoleros que se apostaron en calles cercanas a la casa de Santana Cruz Bahena y bloquearon varias cuadras para impedir que vinieran al rescate del ex alcalde.

No fue necesario: todo el pueblo se ocultó al momento de los hechos. Los pocos que estaban grabando con sus celulares, fueron amenazados también y les quitaron sus aparatos, aunque ya circula en redes un video que presuntamente fue grabado después de los hechos sangrientos.

Trasciende que luego del operativo encabezado por el Ejército y la Secretaría de Seguridad Pública, hay apenas un detenido al que decomisaron un radio. A ver qué dice el “gober Cascarita” el domingo en su conferencia, porque bien sabe que esa zona es casi imposible de controlar. Ni con “Te-des Madrié” ni con el “Fiscal Verduritas”.

EPÍLOGO VIAL: Que se accidentó el suplente del diputado federal Cuitláhuac García Jiménez, el catedrático Sergio René Cancino Barffuson. Los hechos ocurrieron en la carretera Tototutla-Tlaltetela, cuando perdió el control de su auto a la altura de “El Vado”, reportando sólo daños materiales. “Urge instructor de manejo a todos los de Morena para evitar sospechosismo”, comentó el BetoGato en redes…. Y es que, sí, parece que los de MORENA son muy atarantados para manejar.

EPÍLOGO BLINDADO: Que por su trabajo que está llevando a cabo en la delegación federal de la Secretaría de Desarrollo Social, a Anilú Ingram la tienen como la mejor posicionada para el Senado; tan buen trabajo está haciendo, que hay quienes buscan también ser tomadas en cuenta y están presionando para que en la fórmula binaria vayan puras mujeres, porque saben que Anilú está fuerte como para competirle esa posición que ya tiene segura. Por cierto que a su regreso a esta capital veracruzana, luego de su participación en la Comisión Nacional de Desarrollo Social en la CDMX informó de la instalación del blindaje para el próximo proceso electoral, enfocado principalmente en la transparencia de los recursos federales, rendición de cuentas y la capacitación del personal de la institución y los órganos desconcentrados que de ella dependen. Este jueves, la guapa delegada estará entregando apoyos a jornaleros agrícolas en Vega de Alatorre y en la localidad de Jicaltepec, municipio de Nautla.

EPÍLOGO DESTAPADO: Que ante el cuerpo diplomático de México, el canciller Luis Videgaray Caso “destapó” a su cuatísimo y brother José Antonio Meade Kuribreña, secretario de Hacienda. Les digo y no me hacen caso: los que tenemos vitíligo estamos de moda.

This Post Has 0 Comments

Leave A Reply





error: Content is protected !!